martes, 22 de septiembre de 2015

Viaje por Escandinavia


Tras un largo paréntesis en el blog de unas semanas sin escribir vuelvo con más ganas pero no sé si con más tiempo…Estuve de viaje durante un tiempo por las tierras Escandinavas conociendo su cultura y sus ciudades, un viaje que tenía pensado desde hacía muchos años y pude completarlo con gusto.


La aventura empezó en Helsinki y acabó en Oslo, pero la verdad es que quería hablaros de los lugares que me influenciaron para un futuro, ya fuese por su naturaleza, por su arte o por su arquitectura. Aun que principalmente la ciudad que más me llenó en estos 3 aspectos fue Oslo, por su gran variedad de ofertas.

La verdad es que me llevé un poco de decepción ya que pude ver poca miniatura, poca tienda rolera o simplemente de estilo friki, pero algo vi, aunque quería desconectar principalmente de todo un poco y solo absorber otras cosas nuevas que podría encontrar ahí y no en España.


Estocolmo


Quería mostraros en primer lugar la vieja ciudad de Galma Stan, situada en una de las islas de Estocolmo, la verdad es que me impresionó, pequeña pero guarda aun la esencia de muchos siglos pasados, sus calles tan estrechas y anárquicas me gustaron mucho, daban paso a situaciones de agobio y pasos más delante de libertad una vez encontrabas alguna de sus pequeñas pero silenciosas plazas. Además en dicha isla se sitúa el Palacio Real y da contraste de inmensidad al lado de las casas estrechas y apelotonadas.


También pude caminar hasta el retirado estadio olímpico situado en el norte del barrio adinerado de Ladugårdsgärdet, el cual me recordó por su aspecto a un típico estadio de Bloodbowl…Quizá exagere pero su estructura medieval y en forma circular, lo hace muy parecido a un estadio de Fantasía.


También varias estaciones de metro me sorprendieron por su decorado tan creativo, pese a que muchas paradas están decoradas, os comento que solo merecen la pena visitar para mi gusto las siguientes: T-Centralen (la última planta), Kungstradgarden, Radhuset, Stadion y Tekniska.


Helsinki

Volviendo a la ciudad de Helsinki como dato interesante mostraros la imagen de la iglesia de Kallio algo diferente por su terminación parecida al Steam Punk o época industrial, muchos edificios tenían ese techado. El resto no es tan llamativo.



Oslo

Pero lo mejor se escondía en la ciudad de Oslo, ciudad con muchas curiosidades esparcidas por toda la ciudad…Empezando por lo que más llama la atención, el Norsk Folkemuseum, un museo en la isla de Bygdø donde se encuentran varios museos, aquí pude disfrutar de varias recreaciones de aldeas tradicionales del país, pero el plato fuerte fue ver la iglesia cristiana hecha por vikingos aun mantenida intacta pese a ser de madera y ser objetivo de grupos paganos durante muchos años. Un gran lugar, un sitio perfecto para aprender mucho sobre la sociedad Noruega.


Mi siguiente visita fue directamente el museo que se encuentra a pocos metros, el Vikingskipshuset, donde pude disfrutar de estar a un palmo de 3 magníficos barcos reales de la era Vikinga, los cuales habían sido hallados congelados en los Fiordos hacia años y se mantienen en perfecto estado. La esencia vikinga ya estaba en plena ebullición y la emoción era bastante grande, por fin me creía que estaba en tierra de vikingos, no como en Suecia donde no había rastro de sus raíces salvo este pequeño “tributo” en mitad de la calle.

Tributo sueco a sus raíces...

Luego pude ver una sala especializada en historia vikinga en el museo nacional, pero no valía mucho la pena el museo en si…Aun que estuvo bien ver algunos objetos de cerca.


Cambiando de registro, la National Museum de Oslo me gusto bastante, pude ver entre otras obras una sala con algunas de las obras más famosas de Munch entre ellas el Grito y otros artistas holandeses y nacionales que me impresionaron mucho, pese a ser solo una planta, tiene una variedad bastante rica de obras, muy acertadas y con un montón de artistas que me sorprendieron que no conocía.

De Munch paso al descubrimiento más importante que tuve en el viaje, la obra de los hermanos Vigeland, por un lado la más conocida, que es el parque Vigeland, donde Gustav Vigeland pudo desarrollar toda su obra y crear un parque lleno de esculturas un tanto diferentes, con una visión claramente obsesiva con ciertos temas como la Madre, la niñez o incluso los “demonios” o males ocultos que le perseguían. Un sitio impresionante que creo que es obligatorio de ver en una visita a Oslo.


Por otro lado, su hermano Emanuel Vigeland, menos conocido, creo un mausoleo para poder plasmar toda su obra allí, su obra pictórica y alguna que otra escultura, su influencia en su hermano es mutua y se diferencia en la profundidad del mundo interno que se creo, algo más oscuro y decadente. Con una calidad espectacular del dibujo. Una vez entremos en ese mausoleo a oscuras, no se puede ni fotografiar, ni hacer ruido, es como una tumba en la que podemos disfrutar de una sensación que pocas veces podemos disfrutarla, aunque parezca angustiosa solo hace falta estarse unos minutos adaptándose a la luz para empezar a desgranar cada parte del mosaico pintado en las paredes que creó Vigeland para nuestro deleite.


Para finalizar, quería contaros que una de las esencias de Oslo y al fin y al cabo de otras zonas de este país, son las montañas, tiene más que Suecia o Finlandia, por lo que podremos disfrutar de las vistas del Fiordo si vamos a la parada de metro Frognerseteren, es el final de su línea y esta al norte, subiendo la montaña que rodea Oslo, desde ahí podremos ver un sitio espectacular lleno de arboles, frio, lagos y soledad, como se muestra el ambiente en el que viven los personajes de la serie Vikings.



Espero que os haya servido de algo mi visión “friki” del turismo que se puede hacer o las rarezas que se pueden encontrar en esta región del norte de Europa, además si tenéis alguna cuestión más sobre temas normales de estas tres ciudades también podré ayudaros con ello, me he conocido las tres capitales bastante bien y es una zona muy bonita de Europa pese a que su invierno es muy decadente y depresivo para mi gusto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario