martes, 10 de septiembre de 2019

Echando purpurina: La muerte de Warhammer



Actualmente hay un surtido grupo de youtubers de habla española que realizan regularmente directos y siempre se sacan buenos temas para debatir o desbarrar a secas, en este caso viendo un directo del canal de Khorosu me trajo buenos recuerdos de debates que aparecieron después del Fin de los Tiempos.



Bien, dándole algo a la cabeza me he centrado en 1 simple idea, recordar el sistema de sexta edición a octava edición que es lo que jugué yo, el ambiente que había en aquella época, para ver esos fallos clásicos que generaron la tumba de nuestro amado mundo de Warhammer y sus repercusiones.


-La falta de nuevos clientes

Algo que he hablado mucho y tendido en críticas hacia la comunidad durante muchos años es que personalmente como viejuno en este mundillo me la trae bastante floja que entren más jugadores nuevos o no, no creo que aporte mucho un chaval de 16 años ni un hombretón de 50 que en su vida ha tirado un dado.

Simplemente las asociaciones, tiendas, gente que vende en segunda mano y la propia GW tiembla solo de pensar que su rueda capitalista se pueda parar, por lo que el trono dorado siempre requiere de más y más sacrificios.

Actualmente parece ser que hay una buena camada de personas nuevas que han entrado a jugar a juegos como Kill Team, Shadespire, AoS o WH40K, algo que no tengo conocimiento porque yo simplemente soy coleccionista y no tengo mucha relación con el mundillo tangible social. Pero aunque no hubiese tanta gente y las cosas se sacaran cada 2 meses o cada 3, ¿creéis que GW desaparecería? no, simplemente se transformaría en algo menor y seguramente volvería a sus orígenes expulsando a todos los pajarracos que tiene como inversores, los cuales solo quieren dinero y les da igual los muñecos.

Aunque esta idea simplemente la tengo del mundo en general, la globalización ha traído cosas "buenas" como que te puedas visitar Notthingam por 30 euros en un viaje que cuesta menos que ir de Madrid-Valencia, pero también ha traído una reducción de valor del producto, la perdida de artesanía ha conseguido que una miniatura de plástico sea como ir a comprar pan, algo que está bien, pero no te aporta nada especial. No por ello quiero decir que el 3D, el plástico o el easy to build no sean avances, solo que se puede avanzar sin sacar una caja de juego nueva cada mes...

  

-Jugar a más de 1250 puntos

Después de jugar partidas de 250, 500, 750, 1000 o incluso 1250 puntos descubrí que Warhammer era un sistema hecho para ejércitos pequeños, nunca para partidas superiores a los 1500 puntos en adelante. Los personajes y ciertas criaturas o máquinas de guerra desbalanceaban todo el equilibrio, mientras que jugando partidas a esos puntos con tropas menos potentes hacía del juego algo divertido y difícil de prever quien sería el ganador de aquella simulación de batalla con dados.

Quizás el implementar en los torneos un mínimo de 1500 puntos en sexta y después de 2000 en las siguientes ediciones hizo pensar a la gente que esa cantidad de puntos era lo mínimo obligatorio con lo que jugar, por lo que un novato no se iba a gastar 200 o 300 euros para tener esos puntos y probar un juego que no sabía si le gustaría.


Mi relación con las partidas de 500 puntos fue fantástica, me permitió realizar pequeñas campañas, probar varios ejércitos y sobre todo disfrutar de situaciones que no habría conseguido con un ejército que iba a barrer a otro. Además era más asequible introducir a alguien con el contenido de la caja de Orcos contra Imperio o la de Isla de Sangre pintado, que meter dos ejércitos de 3000 puntos y sin pintar.


-Destrucción de un trasfondo conocido por todos

Si me pongo en la piel de los creadores del trasfondo de Warhammer que trabajaron para tener un trasfondo estancado pero muy amplio y bien estructurado durante 30 años...Me hubiera tirado de los pelos tras ver el cambio a la simpleza desubicada que tenemos en AoS.


Adiós a las cronologías, adiós a las ubicaciones conocidas, adiós a los héroes archí conocidos, bienvenidos al jugar por jugar, la nueva guerra de la barba será un conflicto remoto en un planeta lejano entre una raza X y otra raza X. Fin.


¿A quién le interesan los Idoneth o las serpientes de Morathi? Prefiero a los altivos Altos Elfos y los frustrados Elfos Oscuros.


El trasfondo actual es más decadente y oscuro que ediciones anteriores, pero los que jugábamos a Warhammer y nos gustaba el trasfondo no nos gustaba el Grimdark que esta tan de moda, para tener un entorno decadente y oscuro teníamos Mordheim o Warhammer 40k. El mundo de Warhammer era duro, pero no oscuro, era muchas veces divertido y con algo de luz, había bastante parodia y héroes simpáticos a diferencia de 40K que es más depresivo y cataclismico.


Simplemente 40k se ha simplificado en su continuo ir y devenir de campañas locas para sacar novedades y libros caros, mientras que AoS ha seguido su estela y tiene la misma esencia, mundos al borde de la extinción o seres malignos por doquier que quieren destruir el mundo conocido, no hacerlo suyo como pasaba en el Viejo Mundo, aquí ya no hay poder y gloria, hay simplemente una panda de sociópatas con ejércitos random.


-Escasez de traducciones

Sí, todo empezó a torcerse a finales de octava, no se tradujo ni el gran final del juego, se empezó apostando por la fórmula de traducir solo lo básico y a día de hoy solo algunos juegos mimados como Blackstone Fortress y Warcry han tenido una tradición de todo o casi todo. El resto ha sido una lotería, que te podía tocar o no.


-Una época de crisis económica y falta de coleccionismo masivo

Para muchos españoles la crisis pasada fue muy dura, no permitió que la gente siguiera con el hobby y se malvendieron muchos ejércitos, Warhammer quedo en el olvido y GW no paraba de subir los precios para contrarrestar la pérdida de ventas (muy inteligente). Esto condujo a que se pensara que Warhammer ya no la quería nadie, pero personalmente creo que no se le dio tiempo, si le hubieran dejado hasta 2017, este juego hubiera dado síntomas de mejoría, si en vez lanzar El fin de los tiempos hubieran sacado el libro de ejercito de Skaven en octava y hubieran esperado algo más...Se hubiera demostrado que no solo Warhammer 40k vendía.


Otro cambio de filosofía se produjo, en mi caso antes solo tenía un ejército de Warhammer a la vez, como la mayoría de la gente, pero ahora con la situación económica más estable cualquier juego que saca GW corremos a comprar varios ejércitos, bandas o equipos, lo que haya, cueste lo que cueste. Esa diferencia y cambio de filosofía hubiera dado más vidilla a un estancado Warhammer que no producía ventas porque la gente ya tenía ejércitos de 3000 puntos, era su ejército de toda la vida y como mucho lo vendía para adquirir otro.


Todo lo que he contado no es para llorar de una tragedia anunciada, a mí me encanta que sigan sacando cosas de AoS con estética del Viejo Mundo, porque así los tuneo con peanas cuadradas y darle duro, como el nuevo Gotrek, pero sí que es verdad que la muerte de Warhammer como universo fue una perdida estúpida que ha traído un declive trasfondistico, donde encontramos un AoS que es un universo un poco anárquico y un Warhammer 40k que ya no es capaz de reconocerse en el espejo.


No creo que sea mejor el trasfondo de Warhammer frente al de AoS, solo que es más tranquilo, sosegado y un lugar donde establecerse para retirarse a luchar por última vez, sin embargo AoS viene a ser como la sociedad de consumo actual, una moto que acude a toda prisa a los lugares por donde pasa y que va perdiendo gente por el camino sin importarle mucho. AoS cuando muera no tendrá ningún artículo como este, Warhammer en cambio años después muerta sigue produciendo material para publicar.

2 comentarios:

  1. Buen artículo!

    Añadiría alguna cosa:

    -Gente que jugaba a warhammer con un ejercito proxy sin comprar ni una mini a GW (ya que te dan el juego, al menos una mínima decencia de comprarles algo...)

    -Kirby, sin Kirby no se entiende el final de Fantasy.

    -Sexta empezó con las reglas de gente que al menos sabía lo que hacía (Priestly, Cavattore, Thorpe, Thornton...) y acabó con gente como Matt Ward. Compara los primeros libros de sexta con el de elfos silvanos, para echarse a llorar.

    - De los ejercito de 70 miniaturas de sexta se pasaron a ejércitos del doble en octava, una buena escalada de minis subida a una buena subida de precios. A los chavales les salía mejor comprarse la Play que hacerse un ejercito y los veteranos ya estaban cansados.

    - Fantasy nunca tuvo tirón en EEUU, un mercado prioritario para ellos ahora (son más de marines, que se le va hacer)

    Fantasy vive y tenemos el Total War Warhammer ;)

    Saludos!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos apuntes, si, fue un cumulo de cosas la caida de Warhammer, pero sigo pensando que el universo de Warhammer podria haber vivido un post apocaliptico avance sin meterse en rollos planetarios como es AoS, pero bueno, como tu dices, Warhammer vive y al menos vive en la gente que aun disfruta con su trasfondo, estetica y novelas :)

      Un saludo!

      Eliminar