viernes, 24 de junio de 2011

Neuromante (Novela)


Neuromante, quiromante, nigromante, ¿qué más da?
Eso debió pensar William Gibson, cuando escribió la obra Neuromancer. Este escritor americano, creó en los años 80 una obra que sería el comienzo de un estilo y para muchos de una forma de vida, con una estética determinada y una forma de pensar diferente a la del resto de la sociedad. El libro influyó a los demás relatos, novelas e incluso películas como Matrix que hicieron después.


La obra parece una novela policial en los peores barrios de una ciudad inventada, pero su temática rápidamente se va distanciando de ese género cuando empieza a describir el entorno del personaje. Todo entra en una dinámica de rápidos acontecimientos, que muestran la típica vida en una metrópolis, pero con mucha suciedad y mal estructurada. Pese a los avances, como si el futuro hubiese avanzado para algunas cosas y para otras solo se hubiese deteriorado, (creo que esto es parte de la esencia del ciberpunk).
El protagonista Case, es un pirata informático, se cuela en la “red” y roba dinero. Bueno esta era su manera de ganarse la vida hasta que le pillan y entonces empieza a decaer ya que no puede acceder a dicha "red" como castigo por robar. Entonces, empieza a juntarse con ciertas personas nuevas a su entorno, que le ayudan para que pueda volver a navegar por la “red” y ser quien fue antes. Dicho esto aquí empieza todo el desarrollo de las 3 novelas que escribió en su día Gibson, la denominada Trilogía del Sprawl.


En efecto Neuromancer es la primera de una trilogía que marcó en el género de la Ciencia ficción, pero aparte de ser una obra con mucho estilo y personalidad, aplicó un estilo de escritura que yo jamás había visto y me pareció al principio bastante extraño a la par que demente. Si nunca has leído una novela Cyberpunk te costara engancharte o te perderás con facilidad, ya que es todo muy rápido y no te sitúa en un marco general cuando esta hablándose de los personajes. Por no decir que la descripción suele ser muy precisa en el objeto que el autor quiere que el lector se fije, el resto lo obvia con lo cual es más difícil recrear en tu mente donde esta situado el personaje. Incluso el espacio tiempo es bastante complicado de seguir, pero la calidad de invención de Gibson para su época es bastante apabullante porque habla de cosas parecidas al MSN o programas informáticos, que en su época no estaban ni creados, internet no existía como es ahora y lo representa de una manera muy avanzada, por no hablar del vocabulario tan extenso que crea.


Me permitiría decir que Gibson fue un visionario de su época, como muchos otros escritores de Cyberpunk, que es un pionero que supo imponer su calidad de escritura y su personalidad. Dentro de un mundo donde era muy difícil que te tomasen en serio sino eras una persona que hablaba en el mismo lenguaje que los demás.
Es un libro de lectura rápida, pero de difícil compresión, si se puede es mejor leérselo dos veces o más, tanto Neuromancer como Conde cero o Monalisa acelerada. Podréis ver temas muy apasionantes como realidad virtual, la inteligencia artificial o una especie de propuesta "utópica" me atrevería a decir.


1 comentario: