miércoles, 30 de mayo de 2012

Grifos de Akkylania


La cruzada de todo un imperio comenzó con la de un único hombre, el profeta Arcavius, que partió a convertir Aarklash al culto de Merin, el dios único. La llama de una nueva fe abrasó los corazones de millares de fieles e hizo nacer un imperio de fe, hierro y fuego. Ahora, innumerables creyentes embutidos en pesadas armaduras de metal y armados de fusiles recorren los caminos de las peregrinaciones. El ejército de la redención está en marcha.
Mientras las Tinieblas amenazan Aarklash, los Grifos ponen a sus disciplinados ejércitos y sus cañones al servicio de la Luz.

El ejército imperial, la Inquisición y el Temple unen sus fuerzas para aplastar a los herejes y levantar a las hogueras de castigo. ¡Los celosos servidores de Merin son severos, pero justos!
Los fanáticos guerreros del Grifo responden perfectamente a las órdenes y hacen de su ejército una máquina de guerra donde cada engranaje es un instrumento mortal. Además de su disciplina de hierro, el ejército del Grifo posee el secreto de la pólvora: pistolas, fusiles, trampas explosivas y cañones abundan en sus filas.



Texto sacado del manual de Confrontation 3.

2 comentarios:

  1. La historia de Akkylannia siempre me ha gustado, y mas contando la Guerra secreta que corroe el Imperio desde sus mismas entrañas, con la Logia de Hod boicoteando las acciones de una iglesia de Merin que cada vez tira mas por los intereses propios. Ay! si por algo el Arcano del Diablo de la baraja de Cadwallon tiene la imagen del Papa Inocencio! no os fiéis de los 'hombres santos'! ;p.

    ResponderEliminar
  2. Si la verdad es que esa estetica de guerra interna me encanta, tambien la hay en Warhammer 40k con las redencillas que hay entre los distintos Ordos de la Inquisicion.
    Da para hacer una campaña solo con Akkylanios...

    ResponderEliminar