miércoles, 20 de junio de 2012

Bosque con olor a sangre (Devoradores vs Alquimistas)


Una semana después de haber salido del laboratorio, la banda organizada por Arkeon llegaba a los bosques dominados por los Wolfen. Debían regresar a su tierra con un par de especimenes vivos y alguno muerto, para que pudiesen tratar los cuerpos en los laboratorios y conseguir otro clon más avanzado...

La tarde se les echaba encima al grupo de alquimistas cuando pararon en el claro del bosque. El Vicario estaba intranquilo, le habían obligado a ir para que se asegurase de que los cuerpos eran de gran calidad y mantener su estado durante el largo viaje de vuelta. No estaba convencido de la misión, le parecía arriesgado entrar en territorio enemigo con tan pocos guarda espaldas, aunque en realidad le parecía peligroso hasta salir de su propio laboratorio.
De repente un guerrero Kerati le agarró bruscamente del hombro y le señaló en silencio hacia el frondoso bosque...Ahí se encontraba entre la maleza un enorme Devorador que salía de su escondite con un gran arma de forma triangular que sin peder tiempo la lanzó contra el grupo de alquimistas. El arma salió disparada hacia un lado y girando alrededor del grupo golpeó a un clon que acababa de incorporarse y lo derribó, pero el arma continúo sin perder su dirección hasta llegar de nuevo a la mano de la gran bestia.

Después de que los Dirz se pusieran en guardia, el Devorador aulló con el hocico mirando hacia el cielo y el resto de miembros de su banda se descubrieron avanzando hacia el grupo alquimista. 
La banda de Devoradores contaba con una gran Wolfen ataviado con una armadura muy pesada y portaba una larga espada ancha, detrás de él había un individuo delgado, era un semi-elfo. Este extraño personaje dirigía a las bestias desde la retaguardia y eso les llamo mucho la atención a los miembros de la banda de Dirz.

Antes de que Arkeon pudiese dar la orden de atacar, los Devoradores habían cargado y se dirigían con ferocidad hacia los intrusos que habían osado entrar en su bosque sagrado y por lo tanto debían ser devorados...



 Despliegue:


Alquimistas de Dirz:
-Arkeon Sanath-89 puntos.
-2 guerreros del Alba- 17 puntos/ 34pts.
-2 guerreros keratis- 26pts/ 52 pts.
-2 clones de Dirz- 11/22pts.
-ballestero de Dirz-13 pts.
-Vicario + milagro invocación de las Iras tenebres- 29pts y 12pts.

251 puntos.

Devoradores de Vile-Tis:
-Slasher 95pts
-2 Voraces 60pts.
-Cazador de cabezas 35pts.
-Carnicero 60pts.

250 puntos.



Después de iniciar la partida, los Devoradores aventajaron las posiciones contra los Alquimistas, por lo que cargaron en el primer turno y los Alquimistas solo pudieron aguantar, aunque un guerrero del alba huyo después de que el Carnicero lo cargase.

Los combates fueron muy fuertes ya desde el primer momento, el guerrero Kerati aguanto la carga del Carnicero como pudo, gracias a su dado de mutágeno. Pero acabó crítico, pese a que pudo colarle una herida grave a la mala bestia de los Devoradores.
Mientras tanto en el fondo, un Voraz mataba a un clon de Dirz y luego trababa a otro dejándolo tocado, mientras tanto Slasher iba moviéndose detrás de él con cautela.



En el turno 2 todo se complicaba para los Alquimistas, los Devoradores llegaban al combate en su mayoría y respondían con muchas heridas a los enemigos. Arkeon se unió al combate contra el Carnicero, pero recibió una buena herida sin hacerle nada al tanque Devorador.
El cazador Devorador hizo de las suyas y dejó grave al Vicario, no como el ballestero de Dirz que no era capaz de disparar con acierto.





Tras un desgaste en los combates, el Kerati que estaba trabado en combate con el Voraz consigue matarlo, gracias a sus tiradas de mutágeno que le dan mucha fuerza y una resistencia que le hace aguantar bastante bien los golpes.
El guerrero del Alba aparece en escena después de haber huido para cargar al cazador y le deja grave con un buen golpe. Cerca de ese combate el Carnicero consigue matar al Kerati y se enfrenta solamente a un Arkeon que no le es suficiente el mutágeno 7 en muchas tiradas, contra un rival que le para todos los golpes y le contraataca muchos otros.




En el turno 4, el Voraz y el campeón Devorador consiguen llegar a la zona de melees más dura, el ballestero había huido de esa zona para refugiarse detrás del Keratis que es cargado e inicia un buen combate contra el segundo Voraz.
El cazador se destraba del guerrero del Alba y le lanza un disparo con su estrella dándole de lleno, dejándole así a su mismo nivel de salud.



Tras aniquilar fácilmente al guerrero del Alba, el campeón semielfo se traba en combate contra Arkeon para poder ayudar al Carnicero.
El guerrero Kerati no aguanta el dolor de sus heridas y cae fácilmente frente a un rival que había sido herido de gravedad por el ballestero. Pero consigue salir airoso y poder vengarse del tirador que le hirió.
Después de muchos turnos el Vicario hace bien su función, después de fallar muchas tiradas sin llegar a 4...e invoca a una Ira.


En el turno de combates Arkeon cae facilmente, después de aguantar crítico 1 turno y el Vicario es trabado por el temido Carnicero.


Finalmente en el turno 6 la masacre es más que evidente y se da fin a la partida tras machacar al pobre ballestero, que habia aguantado 1 turno en combate cuerpo a cuerpo contra el Voraz...
La Ira aguanta perfectamente, pero en solitario y sin su invocador...




El bosque por fin volvía a estar en tranquilidad, no había ningún ruido, solo el ruido de los Devoradores comiendo cacho a cacho las extremidades de los muertos en el claro del bosque. El semielfo miraba a su alrededor y esbozaba una pequeña sonrisa en una boca llena de sangre, de alguna víctima a la que habría probado bocado.

La escaramuza que se había producido ese atardecer era muy importante, los Devoradores habían mandado un mensaje bastante duro y tajante. Ahora todo el mundo sabía que podía pasar si se adentraba en su territorio para molestar a estos Wolfen libres. Los Devoradores del Vile-Tis no dejarían de luchar por su amada libertad y por su placer por darse un buen festín con la carne de sus enemigos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario