sábado, 14 de septiembre de 2013

Escalada Kensei: Trasfondo del clan Haiko(Sohei)


¡Hola a todos! Hoy os traigo el trasfondo de mi clan de Kensei, para seguir con la Escalada y adelantarme a la publicación del primer regimiento que tengo ya casi pintado. Espero que os guste y que os haga ver un poco la personalidad de mi ejército, algo peculiar y mezcla de todo un poco.

Clan Haiko y monjes del templo Ho:


"El clan Haiko es un clan bastante nuevo dentro de la facción Sohei, tanto que los monjes están algo expectantes de sus progresos y acciones para confiar en sus servicios plenamente. Esto es debido a que dicho clan ha aparecido en los últimos años de la nada, como si algún elemento mágico los hubiera trasladado allí.

El clan Haiko situado entre las provincias del centro de Hymukai ha creado un clima de estabilidad en su territorio, ha conseguido que mucha gente viva en paz allí y sobretodo ha mantenido fuera de su frontera a las facciones y clanes enemigos. ¿Como un pequeño clan de samuráis unido con los monjes del templo Ho han podido conseguir lo que sus antecesores no lo hicieron en décadas? La respuesta está en el líder de los Haiko, este hombre anciano posee una gran perspectiva militar que le permite utilizar con éxito sus pocas tropas para conseguir la victoria, esto unido a la creciente militarización de la gente de la zona le ha permitido que la zona recupere la dignidad robada después de tantos saqueos e invasiones.

Aun así, Hasseku Haiko el líder de estos humildes hombres ha sido puesto en duda muchas veces por los monjes Sohei, algunos creen que viene de alguna facción de los Kuge, por su forma de actuar y pensar, tan retorcida. Todos ellos desconocen la verdad, la verdad es sencilla, pero la población normal no allegada al clan debe vivir en la ignorancia sino la estabilidad de esa zona se verá en peligro.


El anciano Hasseku Haiko, sus hijos y sus nietos, vienen de una zona de las islas del sur, fuera del continente donde no se sabe nada de esta familia, pero la realidad es que Hasseku fue un antiguo ronin que después de perder a su amo realizo una oferta a sus hermanos de clan, todos ellos pactaron hacerle pasar como Daimyo del clan. Tras tomar la decisión, Hasseku decidió cambiar de tierras y de estandarte, con el conflicto iniciado era fácil que cualquier otro Daimyo aceptara ayuda, pero después de que muchas tierras se quedaran sin noble que las gobernara y que otras fueran mantenidas por el populacho y los monjes esto fue aun mejor.
El clan Haiko que había cambiado el tono de sus armaduras a un verde claro como su representación de la naturaleza y por ello como arma secreta del clan que era la adaptación al medio. Luego sus ropajes fueron teñidos al color rojo al igual que sus pañuelos y banderas, para representar el coste de la sangre, pero cuando entraron en contacto con los monjes del templo Ho, realizaron un cambio de significado para agradar a los pacifistas religiosos, su cambio fue a que cualquier ataque debía aguantarse sin contraatacar, pero si la insistencia era continua el clan debía atacar deseoso de sangre.
Una vez instalados en la zona empezaron a entablar amistad con ciertas aldeas de la zona que los proveían de comida a cambio de protección, esto los hizo famosos por la zona ya que consiguieron anular todas las incursiones de bandidos en pocos meses. Después del agradecimiento unánime del pueblo, los monjes empezaron a ver con buenos ojos a aquellos extranjeros que realizaban grandes acciones a cambio de comida, sin pedir tierras, castillos o riquezas, algo propio de su doctrina y esto los unió.
Cuando el clan pudo unirse al templo Ho, los samuráis instalaron su base en el templo, realizando cambios drásticos, hicieron del templo una fortaleza muy bien defendida, para que los habitantes de las zonas cercanas pudiesen protegerse dentro de los muros. Vivían juntos y sin ningún tipo de diferencia social tanto los samuráis como los monjes, esto los hizo crecer como grupo y mostrar respeto mutuo, los samuráis del clan Haiko solo necesitaban una segunda oportunidad y luchar por una razón.
Todo parecía perfecto, pero no todos pensaban igual, los hijos de Hasseku habían heredado la astucia y necesitaban más hombres para crear un ejército que pudiese realizar ofensivas contra los vecinos con los que rivalizaban para poder evitar futuros ataques, por ello crearon un dojo para militarizar a toda la población que pudiese combatir. No todos servían para el combate directo, por lo que crearon distintas especialidades para entrenar, muchas mujeres eran entrenadas como geishas, otros hombres más débiles pero agiles como shinobis o espías y así con todos los tipos de personas que tenían como población.

Los monjes del templo Ho por su parte son bastante expertos en el combate, han tenido que ir aprendiendo a marchas forzadas debido a la cantidad de ataques que recibieron en el pasado, aun así el consejo de los diez sabios tiene depositada toda la confianza y el mando al monje Tanako que respira mucha ira para ser monje, pero sabe canalizarla cuando no está en combate. El ha instruido a diario a sus hermanos y sabe dirigir bien sus tropas y aunque no le guste el clan Haiko, intenta aprender todo lo que puede de su peculiar estilo de lucha. Los monjes no han querido unirse a la estética de los uniformes del clan Haiko, ellos mantienen sus túnicas con los mismos colores azul oscuro y sus pañuelos de color blanco, que simbolizan la estabilidad entre el cielo y la tierra.



Después de un tiempo, las tierras están bien gestionadas, todo es equilibrado y aunque son humildes, viven en paz, por lo menos hasta ahora, ya que parece que unos clanes bastante poderosos de Bukes y Kuges han ido avanzando hacia la tierra del clan Haiko, no se sabe sus intenciones, pero no parecen muy pacificas. El tiempo lo dirá, aun así Daito Haiko, el hijo de Hasseku más fuerte e inteligente, está ansioso por dirigir su ejército contra el enemigo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario