miércoles, 29 de octubre de 2014

Momentos de coleccionista, momentos amargos y momentos dulces


¡Hola a todos! hay momentos en los que uno como amante de los wargames y miniaturas en general no tiene el tiempo suficiente para disfrutar todo lo que querría con su afición, unos por estudios, otros por familia y otros por trabajo. El resultado es el mismo y muchos se bajan del carro pensando que ya no tienen ganas, pero en realidad lo que no tienen es tiempo o no se lo han gestionado bien, en mi caso ya aprendí con los años a saber gestionármelo y quería contaros como lo hago.



Muchas veces no tengo tiempo para prepararme partidas, tampoco para pintar o simplemente para cinco minutos que pueda invertir prefiero emplearlos en otra cosa. Aun así, cuando llevo una semana que no he podido pasar por mi "habitación del vicio" simplemente llego, me siento y me quedo observando...viendo las miniaturas que tengo terminadas, viendo las que tengo en la estantería, las que tengo en proceso de pintar o incluso haciendo inventario físico o mental de lo que me queda por...montar. Sí amigos, este es un vicio que requiere paciencia.


Una manera muy útil de no dudar de tus ganas de disfrutar del hobby es simplemente dedicando un cuarto de hora o media hora casi todos los días de la semana a pintar e ir quitándote cosas que te den algo de pereza, para que cuando tengas más tiempo, puedas coger miniaturas que tengas más ganas de disfrutar pintando. Cuando hayas entrado en razón y vuelvas a estar a gusto, te darás cuenta que te ha cundido bastante y que seguramente te hayas pintado un montón de miniaturas sin darte cuenta.


Cuando tengo menos ganas de ponerme con algún proyecto o simplemente jugar a alguna partida, solo tengo que recurrir a las revistas/manuales que apilo en la estantería que están deseando ser releídos o simplemente ojearlas, viendo fotos o leyendo pequeños artículos, es muy fácil que recuperes la emoción o simplemente que recuerdes lo que sentías y habías olvidado.


Puede ser una mala época y que se junten muchas cosas, pero si no quieres acercarte a las miniaturas ni en pintura, puedes leer novelas de esa temática o parecidas, así seguro que poco a poco te pica el gusanillo y procuras recuperar el tiempo perdido, pero siempre con calma y manteniendo las ganas para que dure mucho más tiempo.


Por último, hay situaciones que son bastante desagradables, normalmente no te queda otra que guardar en el armario todo lo que tienes y seguir con tu vida, según mi experiencia, lo mejor es dejarlo bien guardadito alejado de personas que quieran destruir tus pasiones (familiares, parejas o cualquier... que ande por ahí suelto). Una vez que te veas con ganas de verdad, saca todo ese material a relucir de nuevo y organízate para empezar otra nueva etapa con el hobby, porque esta afición como tantas otras va por etapas y hay que vivirlas todas sean buenas o malas, para que sigas el camino del friki.

8 comentarios:

  1. Hay, cuánta razón. ya pasados los 40, con un niño, una mudanza reciente y otra por venir, los hombres bestia y los esqueletos duermen el sueño de la gloria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que algun dia puedas sacarlos a pasear de nuevo para darte un gustazo ;)

      Eliminar
  2. Yo tengo claro que lo mejor para que te pique otra vez el gusanillo es leer algún reglamento de una temática que te guste, hay épocas en las que da pereza pintar, montar, etc... pero es ponerme a leer algo y vuelven otra vez las ganas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es verdad, para los que nos gustan los reglamentos es una motivacion muy rapida, por lo que si que es un gran metodo o ver ilustraciones de las minis que te gustan jeje.

      Eliminar
  3. Buen momento de reflexión... Es cierto que el frikismo va a oleadas. Y para hacer cosas hay que tener más que tiempo: hacen falta ganas.

    Habiendo ganas, hay tiempo... se saca de debajo de las piedras. A ratitos, a panzadas de sábado tarde (bueno, los que tengan sábados, en mi trabajo es sábado el día que no me toca ir, y nunca es domingo.

    Saludos y ganas... ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso aunque este muy liado con el trabajo, intento sacar horas porque es mi pasion y me hace desconectar del resto para disfrutar de buenos momentos.

      Un saludo :)

      Eliminar
  4. Muy buen artículo, tienes toda la razón. Hace falta paciencia y tomarse las cosas con tiempo, no pasa nada. Poco a poco, y si a veces tenemos que atender nuestras prioridades (al fin y al cabo un hobby es mucho menos prioritario que estudios, trabajo, familia, etc), pues efectivamente se guarda hasta que se pueda retomar. No importa la edad, siempre se podrá retomar, de un modo u otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es, como me decia un entrenador que tuve:"la salud y los estudios son lo primero". Eso se podria extrapolar a cualquier cosa a la que le des prioridad antes que a una aficion, porque si no acabas saturandote de ese hobby por llegar a obsesionarte o pensar que no has dedicado una serie de horas como si fuese una obligacion. Ademas como comentas, la vida te da tiempo para volver de nuevo cuando puedas en otra etapa de tu vida.

      Un saludo.

      Eliminar