jueves, 26 de marzo de 2015

La Inquisición de Demetrius


Hace unos meses se me ocurrió pintar dos bandas de Grifos de diferentes grupos sociales que están enfrentados y que existen dentro de este ejército, uno era la Inquisición y otro la Logia de Hod, quería hacer una campaña con el sistema de Dogs of War. A día de hoy he aplazado dicha campaña, pero os traigo una de las bandas ya pintada, Se me hizo largo porque ha habido alguna miniatura que me ha costado más que otras por tema de motivación, pero ahora que las veo todas juntas estoy contento y puedo contaros el trasfondo que aguarda esta banda:



Demetrius era un inquisidor que había conseguido ser asignado por la Inquisición como líder de una banda de purgación, simplemente debería conseguir unos cuantos acompañantes para lidiar con herejes por las calles de Arcavius. Este inquisidor era veterano dentro de la doctrina del dios Merin, pero no en combate real, por lo que sería todo un reto y debía juntarse con aliados fuertes.

La primera opción que se le ocurrió fue contactar con dos antiguos conocidos que pertenecían a los templarios que tenia la Inquisición, estos dos guardaespaldas aceptaron la oferta para acompañar a Demetrius. Eran fuertes, marciales y serios, nadie discutiría su fe y su fidelidad al grupo.

Manius y Servius eran los nombres de aquellos altivos templarios que iban abriendo paso por las pobladas calles de Arcavius para que su nuevo líder pasara con algo más de tranquilidad. Buscaban a dos famosos asesinos que eran hermanos, pero no sabían donde podrían estar, siempre se movían entre las sombras, por ello recurrieron a preguntar a la taberna mas decadente de toda la ciudad, "El Dios eterno" un sitio bastante peculiar, porque era frecuentado por los inquisidores de clase más baja.

La taberna estaba bastante oscura, solo se veían un par de grupos en las mesas, un tabernero sucio y gordo, pero ningún agente de la Inquisición, salvo una pareja de thaliones que se escondieron entre las sombras y rápidamente se pusieron las mascaras...No querían ser vistos por un inquisidor y que se les juzgara por no estar a la altura del cuerpo de agentes.

Demetrius camino con paso firme entre las mesas, hasta llegar al lado de los dos thaliones, los pregunto por la información que venía buscando y al final de una tarde de licor con festejo acabó reclutando a aquellos dos agentes que parecían más unos bandoleros...Quizá no sería los más estrictos y formales que podía reclutar en la ciudad, pero parecían veteranos en combate y sabían como cuidarse las espaldas. Solo aceptaron con una condición, no podrían saber los nombres, por lo que llamarían a uno Segundo y al otro Sexto.

Después de vagar por las calles durante horas con un grupo más numeroso del que había salido del cuartel general, el inquisidor fue en busca del paradero de los asesinos, su información había sido obtenida después de horas bebiendo con los misteriosos thaliones. Los gemelos ejecutores eran bastante apáticos y nunca descansaban en el mismo sitio, por lo que debían ser rápidos si querían encontrarlos.

  
Tras darse de bruces con uno de ellos, los siete miembros del grupo se reunieron en una mugrienta buhardilla, negociaron las funciones del grupo, el rol de cada uno dentro de él y la posibilidad de moverse con libertad pese a estar en la Inquisición. El acuerdo se formalizó y dos días después de haber empezado el inquisidor su aventura, consiguió un grupo bastante interesante y eficiente, los gemelos Vettin eran una pareja peligrosa.



Esta es la historia que da comienzo a un grupo de fanáticos de Merin, un grupo que se guiará por la fe ciega a su dios y el Papa Inocencio, pero a su manera, un grupo peculiar, que recibirá misiones peculiares...Pero pronto indagarán más de la cuenta para encontrarse con un misterio peligroso que afectará tanto al Temple como a la Inquisición. La Iglesia y el Papa pueden estar escondiendo algo muy oscuro que nunca debería salir a la luz...

4 comentarios:

  1. ¡Muy bien pintados! Me gusta mucho el esquema de color, es un clásico. La historia es genial para darle personalidad a tus tropas y comenzar una campaña, lo malo es que es darles un nombre y se les coge cariño...

    Los Inquisidores eran las tropas más duras que recuerdo de Confrontation, no sé si había una banda más resistente. Un amigo llevaba Inquisidores y con mis no muertos no podía con él. No hasta que empecé a llevar tropas igual de duras, como los Paladines Negros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gusten :) Los Grifos en general tienen tropas muy resistentes, junto a los enanos Tir-na-Bor son los mas resistentes creo recordar, tienen tropas como la guardia pretoriana o algunos de estos personajes de la banda que superan la Resistencia 9, toda una ventaja jeje.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Joder, por estas cosas me metí en la fantasía y los wargames. El hecho de darle una pequeña historia a las minis me encanta, me parece que les da mucha magia.
    Hace poco me he pillado el reglamento de 3ª de Confron y la expansión de Dogs of War a buen precio. Ahora intento reunir minis de Drunes, que son el ejército que más me tira (junto a los Orcos de las Behemoth).

    Sigue con las entradas de Confrontation !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, en los wargames se puede hacer campañas, bandas o ejercitos con mucho trasfondo, haciendo que sea algo mas que un monton de miniaturas de metal. Personalmente tengo muchas tropas y personajes de Confrontation a los cuales guardo mucho cariño, pero si le sumo que he montado un trasfondo a su alrededor, ese apego se multiplica.

      Si puedes conseguir una banda de Drunes o Behemonth y realizar alguna campaña amena de Dogs of War seguro que te lo pasas genial, esas cosas no se olvidan nunca :)

      Un saludo y tranquilo que seguire compartiendo mi pasion con todos vosotros ;)

      Eliminar