Adom: La misión de Tanikka

La continua tormenta en la que se había convertido el planeta Colosus, creaba una atmosfera fría, por lo que los guardias imperiales que custodiaban las afueras de las ciudades colmena en el planeta soportaban bastante frio, barro y una luz apagada se mantenía casi todo el día.

El turno de Tanikka empezaba, el camión de relevo de guardia los había dejado en sus puestos en el emplazamiento de la puerta norte de una de las ciudades colmena más alejadas, un acceso bastante solitario, aquí un puñado de tropas custodiaban un paso que seguía abierto debido al respeto de las tradiciones de las tribus nómadas. Aun así pasaban pocas personas por aquel lugar, quizás medio centenar al día, a diferencia de las miles de personas que entraban y salían de otros accesos más cercanos a ciudades colmena con comercio.

Un grupo de ciudadanos procedentes de algún lugar del bosque se aparecieron en la puerta, se formó un tumulto rápidamente y las voces se alzaron, llevaban ropajes extraños, como si de una secta se tratase, pero los tres hombres que estaban en la puerta no debían perder la calma. El joven militar que se encontraba en la parte superior del bunker apuntaba su arma pesada con determinación, por la radio susurraba: si me dais la orden los líquido señor...

El grupo de forasteros fue aumentando, Tanikka que era el segundo al mando en la zona de retaguardia llamó al centro de mando, una voz se puso segundos después al otro lado del trasmisor. ¡Era el general Valaquia!-se sorprendió el soldado. Un alto cargo del ejército que se encargara de una situación tan nimia...era algo llamativo y digno de compromiso.


-Aquí Valaquia, espero de vosotros el compromiso digno del cuerpo de Astra Militarum. Sois guardias imperiales, no lo olvides muchacho, debes realizar tu misión como fuiste instruido hace dos semanas, sin vacilar, el honor del cuerpo depende de ti.-colgó a continuación.

Tanikka aun meditaba lo que había pasado, solo le había dado tiempo a comentar la situación, aun así unicamente había recibido una instrucción y era difícil de procesar, su misión era crear el caos donde hubiese traidores del dios Adom. Por lo que el soldado bajo la cabeza, cogió su pistola y se acercó al puesto avanzado con otros compañeros de confianza, entre ellos Haakko, al cual le gustaba que todo se derritiese...

Cuando llego al lugar, el sargento Paanus ya estaba ahí, la gente se había quedado callada, su presencia era poderosa y el tumulto lo sentía. Aun así, una voz metalizada sonó a través del resto de cabezas encapuchadas y volvieron los empujones y las protestas. La voz venia del fondo del grupo, una figura enorme tapada con una capa no dejaba ver quien era. Tanikka miro al sargento y le hizo una señal, Paanus mando avanzar y sus hombres golpearon con las culatas de las armas a la muchedumbre que retrocedía.

El problema comenzó cuando los fanáticos sacaron sus armas, al parecer todos tenían armas improvisadas e incluso algún antiguo rifle, la cosa se volvió tensa, pero Tanikka sabía lo que debía hacer, su machete lanzo un corte hacia el civil que estaba en frente y la sangre voló por todos los lados, antes de que cayese ese hombre el soldado disparo varias veces su pistola y el combate comenzó...
 

La sangría termino rápidamente, en cuestión de segundos, los forasteros habían sido exterminados, destruidos, una cantidad enorme de balas los habían acribillado en poco tiempo, el fuego del lanzallamas de Haakko había hecho bien su trabajo y no quedaban supervivientes. 


Al fondo la figura del tipo gigante que estaba dando órdenes detrás de los forasteros se escondía entre las ruinas de una casa abandonada, Tanikka sintió que tenía una risa en su rostro y disparo varias veces hasta que desapareció el individuo. No sabía quién era, ni quienes eran estos estúpidos, pero sabía que había provocado un caos como le habían ordenado y tenía dos compañeros muertos, esto haría que la prensa de la zona publicara otro titular sensacionalista en contra de la Guardia Imperial y ya iban varios en pocos meses... 

***

Tanikka se encontraba en un calabozo junto a Paanus y Haakko. Los tres habían sido considerados responsables de la matanza y los Halcones Negros los habían detenido hasta el juicio. Este soldado sabía que iba a ser condenado a muerte seguramente para calmar el odio que sentía parte de la población hacia los soldados y sobre todo hacia su religión adomnista, simplemente era cuestión de odio y venganza .

 

Pronto escuchó disparos en aquella habitación moderna y con iluminación diferente a lo que eran sus barracones sucios y llenos de humedad. La estancia estaba dentro de la ciudad y los tres se sintieron extrañados de que alguien asaltara un bastión de los Halcones Negros. Era una locura. 

Después de media hora de disparos, explosiones y gritos, unos cuantos soldados aparecieron en su celda, ellos se ocultaron pensando que los iban a disparar, pero les dijeron: hemos venido a sacaros de aquí soldados, sois el orgullo del cuerpo y de nuestra causa, todos bendigan a Adom!-sentencio el soldado que abría de un disparo la celda. 


Los tres soldados se introdujeron en vehículos de trasporte que salían de la ciudad a toda prisa, a su paso había un reguero de muerte y destrucción, muchos civiles y halcones estaban en la calle tirados, muertos. El vehículo se adentró en el bosque y Tanikka sintió que esto era el inicio de algo más grande.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Wargames historicos

Equinox (serie)

Adom: Phidias el Vagabundo