martes, 31 de mayo de 2011

Escaramuza por la torre vigía


Escaramuza por la torre vigía

Después de un duro mes de incursiones, la banda de grifos del tirador Sepherius, tenía una nueva misión asignada. El lider la había elegido, porque parecía una misión fácil y así podría dar un largo descanso a sus hombres con lo que ganaran.
Sus hombres curtidos en largas campañas ya poseían mucha experiencia, sabían como se debía actuar en el campo de batalla y tenía mucha seguridad cuando estaban cerca de su jefe.
Al llegar a la pradera,donde se ubicaba la torre que tenían que custodiar por unas horas hasta que viniese un destacamento nuevo, este último se quedaría ahí por un largo tiempo.
La torre tendría que tener una pequeña hueste de hombres bien armados. Pero al llegar solo vieron cadáveres, habían sido abatidos sin poder oponerse con esmero frente a un enemigo superior.
Al encontrarse esta situación, todos los hombres de Sepherius se posicionaron en una zona cercana a la torre, sabían que el enemigo estaba cerca y que volvería, pero ellos estaban escondidos tras unos arbustos de la zona.


Después de un rato esperando, los soldados estaban agotados por el calor que tenían por las armaduras tan pesadas que llevaban, pero aguantaban al ver a su lider con una pose fija, observando al frente, sin pestañear.
Unos minutos después se acercó un grupo, parecían Alquimistas de Dirzt. En el grupo habia 2 criaturas muy grandes que producían cierto temblor con cada paso que daban, eran clones centaurus.
Los alquimistas examinaron la zona y se quedaron asentados ahí, los grifos se preguntaban porque no atacaban todavia, pero el campeón les tranquilizó. Pensaba para si mismo que podría ser que ellos no hubieran realizado tal masacre y que pronto vendrían los asesinos.

¡En efecto!, de la nada apareció otro grupo, que rápidamente cargó contra el que estaba en la torre, en este grupo habia criaturas muy extrañas y demasiado ágiles, como un tigre del desierto.


Al ver la futura confrontación entre las 2 bandas que parecían de la misma raza, el campeón grifo inició el ataque. Sus templarios corrieron despacio porque sus armaduras tan pesadas no le permitían ir más rápido, pero a un ritmo constante.
Se formó un triangulo entre las 3 bandas, la torre quedó en medio, espectadora de lo que sería una brutal batalla. Pronto colisiono la banda de los grifos contra los alquimistas que se dirigían hacia la torre. Los que ya estaban en la torre corrieron al encontronazo y chocaron con el resto de grifos que quedaba por ahí dispersados.
Sepherius contemplaba la visión del campo de batalla, a una distancia lejana, ajena a los combates cuerpo a cuerpo, cogió su rifle y apuntó con su mira, aun no tenía a nadie a tiro, por lo que se dedicó a dar ordenes a un pretoriano que tenía cerca.

Una vez alcanzada la torre, se formaron 2 grandes melees, los templarios grifos aguantaron la embestida de los belisarios y de unos esclavos ofidios que habían contratado como mercenarios. Los mercenarios tenían una superioridad numérica, que pronto se vio visible ya que un templario calló abatido, por 2 esclavos que le apuñalaron por los costados y en el cuello. En ese momento uno de ellos salió corriendo hacia la torre y colgó la bandera de la banda alquimista.
en el otro lado del campo de la batalla, un poco más apartado de la torre, el grueso de la primera banda de alquimistas se enfrentaba a los restos de las otras 2 bandas.


Las enormes masas de los guerreros centaurus y keratis alquimistas, enormes y musculosos, se enfrentaban a unas iras de las tinieblas. El mutágeno brotaba por sus músculos, haciendo que estas criaturas lanzaran golpes que podrían partir a una vaca por la mitad.

La primera banda alquimista se encontraba comoda, estaba dominando en su lado de la batalla, estaba siempre en superioridad numérica y podía defenderse tanto de ataques de los otros alquimistas, como de los pretorianos que se habían acercado a esa zona.

Un templario aguantaba como podía las embestidas del gran centaurus alquimista, que atacaba a distancia con sus grandes garras. Sin embargo consiguió el pequeño grifo desviar una de sus garras y asestarle un corte superficial en la cara de la criatura, se rompió la mascara que tenía y la sangre brotó por la mejilla.
Al lado de este combate, se encontraba el campeón del alba, de la banda alquimista, demostrando su fuerza y midiendose contra un respetable guardia pretoriano, el cual se manejaba con comodidad frente al alquimista.
Este, herido de gravedad decidió cambiar el rumbo del combate, viendo que su compañero aun no había acabado con el templario y que nadie estaba cerca para socorrerlo, por lo que se inyectó una jeringuilla de mutágeno que le habia preparado el químico de su laboratorio.
Esto influyó mucho, ya que en una contra el campeón del alba desarmó al pretoriano y clavó la hoja de su espada en el cuello del grifo, que había ido al suelo para recuperar su espada.

La otra banda alquimista rodeaba a los grifos, sin importarles lo que pasara con el resto de la otra banda, solo querían mantener la posición conseguida y masacrar a los enemigos cercanos.
Dicho y hecho, los esclavos ofidios hicieron su trabajo, aguantando a los templarios que luchaban desesperadamente por abrirse huecos entre las defensas de los enemigos. Pero al descuidarse sus defensas el campeón Danakil alquimista, que venía por detras junto con uno de sus hombres, atravesó a uno de los templarios por la espalda y su espada no paro, hasta salir hacia el otro extremo del cuerpo del templario, que temblaba mientras iba cayendo poco a poco.

Tras caer el último templario, los 2 campeones alquimistas se miraron frente a frente, observaron a las 2 bandas y se reverenciaron, cada uno se dio media vuelta y se fue por su camino.
Sepherius, quedó consternado por la imagen que tenía frente a sus ojos, todos los miembros de su banda, con los que había compartido tanto, ya no estaban con vida, se encontraban desperdigados en el suelo, llenos de cortes.
Segun se iban los alquimistas, prendieron fuego a la torre. Ya no les interesaba, el campeón Danakil se iba preguntándose según se alejaba de la torre en llamas, ¿Quién habría ganado?. Rapidamente le vino a la cabeza, la idea clara de que nadie había ganado en esa tarde, tal vez solo la tierra, que se llevaría consigo a una docena de grandes guerreros, con los cuales podría regar la tierra con su sangre y que nacieran nuevas generaciones, más fuertes y mas inteligentes.


3 comentarios:

  1. ¿Y esto de cuando es?

    ResponderEliminar
  2. Buen informe de batalla! es bueno ver que hay gente que aún le da a Confrontation! debemos de quedar muy pocos.

    Tengo pendiente de colgar uno yo.

    ResponderEliminar
  3. En realidad esta partida es de hace muchos años, de cuando estaba Confront en pleno auge, pero he querido darle forma.
    Pero si que conservo las ganas de seguir jugando y mas con las reglas de fans que se sacaron hace 1 año o así, que no están nada mal.

    Un saludo y ya mirare tu blog que tiene buena pinta, sobretodo con el Dasyatis.

    ResponderEliminar