lunes, 21 de noviembre de 2011

“Un trabajo sencillo”(Grifos vs Grifos)

Frío y sangre, eso era lo que recordaba el capitán de la banda de grifos, de la última actuación de su grupo en el campo de batalla. Llevaban demasiado tiempo vagueando, en tabernas de mala muerte o eso creía el líder del grupo.
 Un mercader viejo pero bien armado se dirigió al grupo, en la "Cerveza del emperador", una taberna que solo tenía glamuroso el titulo del letrero...
El hombre quería que lo protegiesen hasta su pueblo natal, porque necesitaba llevar todos sus bienes para ayudar a la economía de un pueblo, olvidado por los gobernadores y los caballeros. Pero no quería dar más información de ese tema, solo quería una protección.


Una vez encaminado el grupo, formado por veteranos soldados del ejército Grifo, llegaron a una zona llena de antiguas ruinas, de lo que había sido un asentamiento arrasado por los orcos o los wolfen. Al fondo se veía a un grupo no muy numeroso de soldados, parecían humanos.

Cuando llegaron, vieron a una mujer ataviada con una armadura bastante pesada, que dirigía al grupo, la mujer les dijo que el mercader estaba buscado y que lo tenían que entregar, si lo hacían no les pasaría nada. El capitán de la banda ya se sabía el procedimiento, algún enemigo del mercader habría pagado a esos soldados para que hiciesen lo contrario que ellos, asesinar a su protegido. Por lo que incitó a sus hombres a que se pusieran en posición de ataque y acabaran con el enemigo lo antes posible.


La banda se había situado prudentemente fuera del alcance de los tiradores o por lo menos que no pudiesen acertar al hombre con facilidad. Los exploradores se habían adelantado al los movimientos del capitán y ya estaban en la retaguardia de la banda enemiga. Los fusileros se habían posicionado bien para abatir al mayor número de enemigos que se acercase al viejo hombre.


Una vez empezada la escaramuza, el capitán formó un bloque para avanzar con toda la infantería posible, su superioridad numérica le daba confianza hasta que llegaron a un paso estrecho y cuatro templarios se les echaron encima.

La líder de la otra banda, corrió hacia atrás para proteger la vida de sus fusileros que habían sido sorprendidos por los exploradores, con facilidad acabo con uno de ellos y luego corrió hacia el segundo que estaba ya en combate con un fusilero, armado tan solo con su fusil de madera que lo usaba en forma de palo, para golpear con la culata al hábil enemigo.


En el centro de la batalla, los dos bandos golpeaban golpes pesados a las gruesas armaduras, que resistían con facilidad. Pero los fanáticos templarios pese a ser cuatro se imponían con ambición al grupo superior incluso empezaron a abatir a varios guerreros que eran cazados con contraataques bien definidos, lo que reflejaba sus meses de inactividad y su oxidación.


El capitán veía como se derrumbaba el frente donde había puesto todas su confianza, los fusileros no hacían mucho más que rozar a sus objetivos y tan solo cuatro templarios estaban haciendo retroceder a seis veteranos guerreros y un mercader que no parecía inmutarse del combate que tenía a escasos 2 metros

El líder de la banda, que era considerado un héroe por los suyos, volvió de sus pensamientos y se unió a los combates que tenia cerca. Su ira se veía por los golpes tan violentos que daba sobre sus oponentes, abrió una brecha en el bando contrario, matando a un templario, para que pasase el mercader. Pero al ver lo que quedaba después de los tres templarios restantes le echo para atrás. 
Tres fusileros le apuntaban, un inquisidor agarraba con fuerza su enorme espadón con las dos manos y la héroe sedienta de sangre le miraba con odio.


Después de aguantar un par de sacudidas más, los guardaespaldas y el protegido se retiraron poco a poco, debido a las bajas obtenidas en su lado y que la otra banda seguía inamovible de esas ruinas. Será mejor por otro lado, pensó el capitán de la banda mientras veía los cadáveres de sus viejos amigos, que habían perecido por haberse descuidado en vicios superficiales y no dedicarse a su profesión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario