sábado, 6 de abril de 2013

los señores del desierto (Limbos de Acheron vs Alquimistas de Dirz) 2º parte



Para ver la primera parte, pinche aquí.

Después de un combate un tanto extraño, en el que habían ganado sin perder a ningún miembro de la banda, pero no se sentían ganadores, aun había algo que estaba cerca y les vigilaba. Concentrados en el mismo punto en el que empezaron a luchar hacia unas horas, no se atrevían a volver al laboratorio, ya que Sophet había huido y no se había encontrado su cuerpo para asegurarse de que no volvería a atacar.


La niebla seguía cubriendo todo el bosque, casi no se veía, hasta que en uno de los lados empezó a disiparse para dar lugar a la figura de Sophet, el cual seguía en su trono y había conseguido invocar nuevos esbirros para llevar a cabo una nueva escaramuza.


Tras ver a las tropas enemigas, los alquimistas formaron, haciendo grupos pequeños para realizar una marcha que desembocara en una carga brutal, para así acabar rápidamente con el enemigo al igual que habían realizado anteriormente, pero esta vez querían encargarse de que Sophet no huyese de nuevo.


Los Danakiles dejaron que el neuromance avanzase solo frente al enemigo. Detrás el biopsista vigilaba al Dasyastis junto a un guerrero Kerati, mientras tanto otro Kerati protegía a un ballestero, el cual iba disparando con dificultad a las sombras que veía avanzar hacia él, pero aun así no acertaba porque no se acercaban mucho, se habían quedado en formación defensiva, para proteger a su líder, lo que hizo que todos los alquimistas se lanzaran a la carga hacia el enemigo.

Tras unos arbustos salió un ghoul y placo a un guerrero Kerati, que rápidamente consiguió una buena posición gracias a su alabarda la cual manejaba con bastante facilidad pese a ser pesada y grande. Viendo que el Ghoul estaba esperando una contra para atacarlo, relajo su posición y sacó una jeringuilla con un contenido verdoso, la cual se la clavo sin miramientos en el brazo, este producto misterioso para el muerto viviente, hizo que su adversario empezara a tensar más sus músculos y de repente lanzó un golpe brutal con la alabarda, el cual fue parado por las cuchillas del Ghoul, pero casi no podía aguantar esa fuerza y tuvo que retroceder.


Mientras tanto, el grueso de la banda avanzaba considerablemente rápido hacia Sophet y sus muertos vivientes, querían acabar rápidamente con él para así eliminar el hechizo que mantenía con vida a sus títeres.

El biopsista estaba algo tenso, se había librado del peligro en la anterior escaramuza, pero no estaba seguro de poder contrarrestar la magia tan poderosa de Sophet si se diese el caso en el que tuviese que defender a sus aliados. Sobre todo se preocupo mas cuando mirando a su derecha, vio el combate del Kerati y el Ghoul, algo no iba bien, ya que el Kerati tenía que haber eliminado pronto a ese debilucho, pero cuando vio que un virote atravesaba el hombro del Kerati, miro inquisitivamente al ballestero que estaba detrás, el torpe había fallado un disparo tan claro, eso no daba buena señal.


Después de meditar la situación, el biopsista ordenó al kerati que soltara la cadena del Dasyatis para que fuese directamente a cazar a Sophet que estaba entretenido escondiéndose entre las sombras y rodeado de sus lacayos. Dicho y hecho, en cuanto la brutal bestia sintió flojear las cadenas se lanzó hacia delante a medio trote entre sus patas y uno de sus brazos mientras que con el otro empuñaba una gran espada que la movía en alto de un lado a otro. 
Pronto llegó a la altura del trono siniestro y pudo sorprender al hechicero de Acheron que no estaba esperando a la poderosa bestia, lo cual le produjo una situación extraña para él, debía actuar con rapidez y el espectro se encontraba lejos de él como para protegerlo con su vida, así que mando a sus secuaces que acabaron aniquilados con dos simples movimientos del Dasyatis que poseía una potencia inhumana. 
Al llegar al trono la bestia agarro la parte superior para abalanzarse sobre su presa y darle un golpe mortal en el pecho que mató instantáneamente al mago, todo surgió en cuestión de segundos y los demás alquimistas que iban a cargar contra los enemigos, se quedaron helados observando el poder de la criatura del laboratorio, ya que había aniquilado a un hechicero muy poderoso, el cual se desvaneció en una masa de polvo y desapareció.  Esta vez, el trono seguía ahí, prueba de que se había ido muy lejos y que tardaría en volver. 


Las demás criaturas, más débiles por la usencia del poder de su mago fueron desapareciendo o rematadas por sus enemigos. Esta vez no les había hecho falta plantear un combate serio, ya que había aprendido que los muertos vivientes de Acheron caían pronto si su líder desaparecía.


2 comentarios:

  1. Increíble gran batalla y mejor intro. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, me alegra que te haya gustado dicho informe de batalla, como dije la semana pasada intentare colgar mas a menudo.


      Un saludo.

      Eliminar