miércoles, 29 de mayo de 2013

La tierra del olvido(Grifos vs Drunes)


Bandas:
 Grifos
-Garell
-3 templarios purificadores
-3 templarios de Hod
-3 fusileros

Drunes
-Damrahl
-2 Perseguidores
-2 Karnaghs
-1 Minotauro
-1 Sabueso

300 puntos por banda.

Semanas y semanas llevaban los hombres de Garell sin hacer nada, su vida pasiva y tranquila los llevaba a un estado extasiado continuo del que era muy difícil salir, escondidos en una aldea lejana de sus tierras, donde la palabra de Merin se aplicaba imponiéndose con la espada, esto hacia que nadie los quisiera por esas tierras y menos que ellos estuvieran cómodos. Aun así siendo parias, no les quedaba otro sitio donde esconderse.


La mayoría de los soldados estaban descansando en un triste establo en el cual no se había visto caballos desde hacía meses por falta de alimentos, pero Garell dormía en la casa del anciano de la aldea con los mejores servicios provistos de la joven y guapa nieta del anciano. Los fusileros habían perdido precisión y no hacían muchas prácticas de tiro debido a la escasa munición que les quedaba, solo realizaban algún disparo para sorprender algún lugareño y así conseguir comida gratis o algún otro favor más escabroso.

Unos días atrás habían recibido información de posibles incursiones de unos malditos keltas Drunes, esto haría temblar a cualquier hombre, pero para Garell le sabía a poco, sabía que si una docena de barbaros se presentaba por los alrededores de ese territorio los mataría con su preciso rifle en cuestión de segundos. 
Aun así todo cambio cuando unos templarios de Hod entraron en la casa para buscar a su gran héroe y líder. En una sala a oscuras se concentraban tres templarios de Hod que estaban sin aliento por la fatiga de estar rastreando durante días las pistas que llevaran a esos salvajes Drunes, estos tres soldados no habían actuado bajo las ordenes de Garell pero habían tomado la iniciativa de tomarse con precaución el peligro de un posible ataque, esto hizo que Garell los recibiese con una bronca por sus actos.

Después de un exhaustivo informe de la situación el héroe Grifo decidió aceptar el mando para organizar una defensa compleja en la aldea, partieron a informar al resto de hombres y se reunieron los diez en las afueras del poblado cerca de un pequeño templo dirigido a Merin que ahora estaba tapiado después de haber sido quemado hacia unos años por unos opositores al dios.


Tras esperar tres días y estar montando unos muros de contención, los barbaros keltas se presentaron en los aledaños de esa miserable aldea, la cual sería arrasada si los Grifos no repelían la invasión. Garell organizó a sus hombres y se ubico junto a sus fusileros, para que juntos pudiesen disparar al unísono y realizar un respuesta contundente contra el enemigo.

Los Drunes se presentaron con pocos hombres, debían de haber dejado al resto en algún campamento cercano, pero su número no hacia justicia a su potencial ofensivo, ya que iban acompañados de un terrible minotauro y un devastador sabueso, estas dos criaturas sedientas de sangre serian un gran peligro para todos los Grifos que no contaban precisamente con hombres contundentes como podría ser un Inquisidor o un Pretoriano, pero era la condición de vivir ajeno a la iglesia de Akkylania, siendo parias sociales no podían tener las mejores armaduras ni los mejores hombres pero si sabían sobrevivir.


El campeón Drune era un conocido mago llamado Damrahl, este personaje no estaba realmente en la batalla para causar grandes estropicios al enemigo, sino como un mero espectador, era el que luego se encargaría de elegir los cadáveres menos deteriorados para llevárselos de vuelta a las catacumbas y realizar enfermizos actos con estas pobres victimas. Su presencia como la de los demás barbaros era espeluznante, hombres ataviados con viejos y sucios trapos o armaduras, con una musculatura enorme, rodeados de suciedad, moscas y  sangre seca.

Una vez el mago Drune emitió un sonido extraño, el sabueso salió corriendo en dirección a los templarios y el minotauro hacia Garell y sus fusileros, los pasos de estas dos bestias hacían temblar la tierra, esto hizo que los fusileros y su líder se refugiasen detrás del templo para esperar a la temible bestia de enormes cuernos.
No tuvieron la misma suerte los templarios ya que el sabueso corrió como un descosido y alcanzó en una carga bestial a uno de ellos que aguantó la embestida gracias a su escudo y su pesada armadura, al instante otro templario se acercó para apoyar a su hermano de batalla pero sin éxito al intentar hundir su pesada espada en el cuerpo de la bestia. Esa piel necesitaba un golpe más potente para ser atravesada.


Al acercarse un bárbaro a la esquina del templo se encontró con el cañón del rifle de un fusilero apuntándole a la cabeza, no pudo hacer nada más que esperar que la bala atravesase su yelmo y el fiero guerrero cayese sin vida al suelo. Sin embargo el Minotauro siguió corriendo al encuentro de los escurridizos fusileros pero sin éxito en las estocadas que lanzaba, los fusileros esquivaban al lento animal que acabó mareado después de varios espadazos al aire, esto hizo que acabase dando la espalda a sus enemigos y recibiese un disparo que le dejo una herida grave en el costado.


Los demás barbaros se imponían al resto de templarios, pero su inferioridad numérica en algunos casos los hacía perder el combate debido a su falta de armadura y su estilo tan ofensivo de lucha, estos acababan con una centena de cortes superficiales por todo el cuerpo que hacían que la figura del Drune fuese más macabra, bañados en sangre y poseídos por su locura. Los dos templarios que luchaban contra el sabueso aguantaban con ferocidad los ataques, pero un bárbaro se inmiscuyo en el combate clavándole el hacha a uno de ellos en la cabeza y su vida pereció en ese preciso instante, el otro templario no pudo aguantar entonces ese combate, sin el apoyo de más templarios y fue embestido con brusquedad. La figura del humano volando por los aires fue impactante, debido a que la victima cayó sobre unos matorrales y no se volvió a mover más, varios huesos se habrían partido.


La escaramuza no era positiva para el bando Grifo, no sabían como parar a los barbaros ni a sus bestias, los templarios iban cayendo uno a uno, ya que no eran capaces de parar las hachas de los Drunes que impactaban con brutalidad en las robustas armaduras y acababan siendo partidas. Eran un combate desigual entre animales que no tenían miedo a la muerte y que disfrutaban con el acto de matar brutalmente a sus enemigos y otros que solo querían sobrevivir como fuese, pero estaban fuera de forma por tanto tiempo de inactividad bélica.


Uno de los Perseguidores Drune, lanzó a la cara de un templario la cabeza de un Grifo, este se distrajo un momento y fue justo para que el otro Drune Karnagh le clavara el hacha en las piernas, haciéndole caer. Este solo fue el primer corte profundo, el siguiente fue directo al cráneo y el sabueso que estaba cerca remató al soldado moribundo que se encontraba en el suelo.


Tras varios disparos al minotauro este seguía atacando a los fusileros, que no eran capaces de matar a la bestia, cuando solo quedó Garell y otro fusilero decidieron huir campo a través y olvidarse del combate.La bestia muy mal herida cesó la persecución para mantenerse en pie y aguantar al resto de su manada que aguardaba en mitad del baño de sangre que habían formado con tanto cadáver. Esta era otra matanza que realizaban los Drunes en su imparable avance por las tierras de Merin. ¿Quién sabe donde llegaran y quien será el que pueda pararlos?-se pregunto Garell para si mismo, mientras corría hacia delante y sin un rumbo fijo. 

6 comentarios:

  1. Muy buena si señor!!!
    Maldito Drunes, qué bestias son!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste el informe, la verdad es que los Drunes son muy duros en cuerpo a cuerpo...Veremos que tal se las arreglan en otras aventuras y con otros pueblos.

      Eliminar
  2. Muy buen informe de batalla! se hace muy ameno de leer.

    La verdad es que aunque en menor número, esa banda Drune tiene mucha embestida, y esta banda grifos (salvo templarios) carecía de la mejor baza de los Akkylanios, mucha chapa! XD; sin embargo mola ver bandas temáticas como esta de Hod! :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que se intenta hacer bandas trasfondisticas o para disfrutar a secas, antes que para ganar porque, lo que pasa que yo con mis drunes me la jugue con dos miniaturas muy gordas, pero al final salio bien.

      Me alegra que te guste el informe, a ver si despues de examenes publico mas de Confrontation.

      Eliminar
    2. Yo llevo varios meses sin tirar un dado en confront :(. A ver si engaño a alguien y hacemos algún informe también!.

      Eliminar
    3. Eso espero, que ya tienes muchas minis pintadas de Drunes y Alquimistas como para no sacarlas de paseo y que luzcan en un tablero :)

      Eliminar