lunes, 17 de febrero de 2014

Gritos en la noche (Enanos Tir-Na-Bor vs Grifos)


¡Hola a todos! hoy os muestro el primer informe de escaramuzas del año, otro enfrentamiento de Confrontation a 250 puntos, entre Enanos Tir-Na-Bor y Grifos de Akkylania. Las fotos son un desastre porque no había mucha luz en el lugar, pero más o menos se intuye que las miniaturas estaban pintadas, como prometí con el desafío que propuso Bairrin de guerra en color.

  
Las bandas:
Grifos:
-Kyrus
-2 hermanos templarios
-1 fusilero
-1 guardia pretoriano
-1 inquisidor


Enanos:
-Pilzenbhir 2º encarnación.
-2 guerreros de la forja.
-2 termo guerreros.
-1 guerrero Khor.
-2 trabuqueros


La noche avanzaba y un grupo de exploración Grifo se había internado en los territorios de los orgullosos Enanos Tir-Na-Bor, esto podría ser un conflicto pese a ser aliados, ya que nadie los esperaba por esa zona. Con la caída de la noche, el grupo de Grifos se había puesto a cubierto en una zona rocosa, esperando a que hiciese menos frio y recuperasen fuerzas para continuar su viaje, su misión no estaba muy clara, debían explorar la zona, encontrar el antiguo santuario de la Utopía de la Esfinge como les habían ordenado los elfos Cynwäll que habían contratado sus servicios y si encontraban algún tesoro llevárselo ante ellos.

La noche parecía tranquila, un solo templario vigilaba el campamento improvisado que habían montado en esa zona rocosa. Todo estaba bien, hasta que un ruido alertó al templario. En efecto, el humano empezó a ver sombras a lo lejos, como pequeñas figuras que iban saliendo de las rocas.
 -¿Qué podría ser?- Pensó el templario durante un buen rato, mientras veía a las figuras moverse por las piedras.


Un disparo alertó a los Grifos que rápidamente se armaron para empezar el ataque, pero su sorpresa fue a más, cuando el vigía no supo decirles que era lo que los atacaba. Kyrus tranquilizó a los hombres que estaban algo tensos y les organizó para realizar un ataque eficaz, ya que los enemigos no parecían moverse de sus posiciones.


Poco a poco, los Grifos fueron moviéndose entre el terreno rocoso, los hombres no sabían que era lo que podía estar acechando pero debían exterminarlo antes de que los pillara por sorpresa y tuviese algo de ventaja sobre ellos. Dicho y hecho, al salir de su posición, encontraron unas ruinas que eran parecidas a la descripción de las que estaban buscando, detrás de esas ruinas estaba lleno de Enanos de las planicies, Enanos que parecían ser poco amigables.


-Malditos humanos ¿Quién os ha invitado a entrar en nuestras tierras?-Dijo una voz seca detrás de unas rocas.
-Nadie mi señor...Solo queríamos explorar estas tierras, no sabíamos que tenían dueño y menos de un aliado, lo sentimos mucho- Dijo el Inquisidor con respeto y calculando sus palabras.
-Debéis pagar con vuestra vida, ya que habéis profanado las tierras sagradas de nuestros antepasados, solo con un única intención, la de saquear-Comentó de pasada el enano.
-¿No hay nada que podamos hacer para solucionar este malentendido?-Dijo el Inquisidor mientras se cubría tras un templario.


Tras un silencio largo e incomodo, la respuesta fue rápida y contundente, un solo disparo de un tirador Enano abatió en el pecho al Inquisidor, el cual falleció en el momento tras ser derribado y atravesado por una bala del potente trabuco Enano. La histeria abordó a los Grifos que intentaron ponerse a cubierto y su tirador se puso a disparar sin ver ningún objetivo claro, lo que hizo que otro disparo le hiriese de gravedad en el brazo.


Después de ponerse a cubierto, los humanos siguieron avanzando en dos grupos totalmente separados, el líder Kyrus, estaba escondido en unos matorrales junto a un templario, esperando a que los trabuqueros dejasen de disparar para cargar sobre ellos. El otro grupo formado por el pretoriano y el templario avanzó sin rechistar hacia donde creían que estaban los enemigos, mientras tanto el fusilero Grifo seguía disparando a la nada y se lamentaba del disparo que había recibido en el brazo.


Pilzenbhir se encontraba al mando de los Enanos y sabía que debía estar acechando a los Grifos para que estos cargasen primero y realizar una emboscada, la cual salió con rotundo éxito pese a sorprenderse hasta el Enano. Los termo guerreros y el guerrero Khor asaltaron al pretoriano dejando de lado al Templario el cual se enfrento al guerrero Khor que andaba despistado intentando luchar a dos bandas.


Cerca de ahí, Pilzenbhir había salido como un loco en busca de Kyrus junto a sus guardaespaldas los guerreros de la forja, al salir tan deprisa se encontró con una especie de mangual que le atizó en todo el cráneo, haciéndole retroceder y aboyando su preciado casco, el Enano gruñó con brusquedad y cuando fue a atacar al héroe Grifo el templario atravesó el abdomen del Enano que cayó desplomado al suelo.


Con la trágica muerte del líder Enano, los guerreros de la forja se lanzaron a la carga contra el líder Grifo, el cual les respondió con contundencia y manteniéndolos a raya con su potente arma, la cual era manejada con mucha fluidez pese a su complejidad. Por la otra zona los termo guerreros estaban luchando a un gran nivel, cuando uno de ellos empezó a tener un fuga en su caldera, todos los Enanos se pararon en seco y se estremecieron, si explotaba en mitad del combate morirían seguramente. Pero la caldera dio una tregua...


La caldera después de parar de chirriar y soltar vapor se estabilizó, pero en el siguiente ataque del Enano al pretoriano volvió a salir vapor y esta vez reventó. Salió disparada por los aires y explosionó a lo grande, matando al termo guerrero y al guerrero Khor al instante, el pretoriano solo sufrió unas pequeñas heridas y se repuso para seguir su combate singular contra el termo guerrero que aun quedaba. Este último estaba sangrando por todos los orificios de su armadura.


Luego el Templario que se había quedado sin rival al morir el guerrero Khor, fue a ayudar a Kyrus, pero cuando se lanzó al ataque dos disparos impactaron en su pecho matándolo de inmediato, los atronadores seguían disparando sin parar, pese a que no habían podido acabar con el fusilero grifo, el cual disparaba de vez en cuando, mientras seguía parapetado. La escaramuza no pintaba bien para ninguna de las dos bandas, muchas bajas, muchos heridos y ninguno conseguía el control de la zona de las ruinas.


Tras acabar con el primer guerrero de la forja, Kyrus sonrió, veía pronto la victoria y fue a lanzar un ataque contra el enano que tenía en frente, cuando se dio cuenta de que tenia las bolas del mangual atrapadas entre unas rocas, tiró y tiró para sacarlas de ahí, pero fue inútil el golpe que recibió en la cabeza con toda la fuerza de la caldera lo aplastó. El termo guerrero se disponía a lanzar un ataque mortal al herido pretoriano, pero este lo esquivo en el último momento y partió por la mitad al enano que se deslizó en dos. Mal herido el Grifo fue en busca de su líder entre las ruinas.


Los tiradores Enanos se encontraban abrumados por la presencia tan cercana de aquellos soldados Grifo, no sabían como había caído tan rápido el resto de su banda, todo habían sido golpes de suerte, pero al fin y al cabo el resultado era lo que contaba, por lo que se dispusieron a huir cada uno por un lado, pero fueron cazados y asesinados los dos Enanos.



Kyrus mal herido se quejaba de sus dolencias y rezaba sus últimas plegarias a Merin, se encontraba en el centro de las ruinas, no había encontrado nada de valor aparentemente, pero sí que había dado esperanzas al pueblo elfo para que pudiese explorar la zona y quizás descubrir algún antiguo secreto enterrado. Por lo que se encontraba feliz por haber conseguido su objetivo mientras observaba el amanecer, el resto de soldados recogía los cadáveres para apilarlos y buscaba algún superviviente Enano, todo había pasado, pero en realidad ahora quedaba un nuevo camino que recorrer hasta casa y otra historia empezaría, la eterna guerra del aventurero...

5 comentarios:

  1. Diox, matar de un disparo a un Inquisidor, jodido enano francotirador! XD. Buen informe de batalla, da gusto ver mesas con todo o casi todo pintado! esos trabuqueros pintados son la caña :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una partida muy igualada que se la llevaron los Grifos gracias a las pifias de las calderas enanas, si no tal vez el final hubiera sido distinto jajaja. A partir de ahora todos mis informes seran con minis pintadas, aunque no esten del todo acabadas, pero para darle un toque mas vivo al escenario.

      Eliminar
    2. Es el problema de los enanos, lanzando tantos dados con las calderas, por probabilidades, los 1 son mas fáciles de que salgan XD. Eso si, la mesa es impracticable, que de escenografía!.

      Eliminar
  2. Muy buena!!!! me ha gustado mucho... así en plan histora sin ser tan técnico!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, es como me gusta contar las historias, porque se me hace mas ameno y siempre se me olvida el apartado "tactico", ademas mejor porque solemos ser mas locos que tacticos, todo sea por el disfrute de una buena partida.

      Un saludo.

      Eliminar