miércoles, 16 de septiembre de 2015

1º ronda del Torneo de Llanura Oscura: Alquimistas vs Semielfos




Con un grito sordo supieron los Semielfos que era el turno de su combate, un combate que tendría mucha repercusión en sus vidas y las de sus hermanos de raza, los Semielfos deseaban llegar a Cadwallon para reivindicarse, para demostrar que eran validos y no unos simples parias sociales. Aun así la tarea era complicada, deberían derrotar primero al complicado equipo Alquimista, los cuales eran temidos y respetados por el resto de rivales.

En el calabozo de la mazmorra donde aguardaban los participantes, los gemelos ambidiestros aguardaban tranquilamente mientras afilaban sus espadas cortas, pero el guerrero de sangre, más joven e impaciente rozaba los barrotes del calabozo con una de sus cuchillas. Los dos Semielfos adultos lo miraban con orgullo, un Semielfo más que había podido sobrevivir hasta su edad y se había convertido en todo un luchador excelente, pero sabían que su impaciencia podría acabar con él.

Pasado un rato, un muerto viviente se acerco a la celda, en su rostro demacrado se pudo ver lo que parecía una sonrisa, su mueca fue acompañada de unas palabras duras de entender por el tono grave de su voz: “Vuestro turno ha llegado”. Una vez salieron al Foso pudieron ver que el cielo estaba oscuro y un tono rojizo lo arropaba de fondo, la arena estaba empapada de sangre y se encontraban muchos restos de cadáveres por el suelo, no se habían molestado en limpiar los anteriores combates…

Por otro lado, los Alquimistas estaban tranquilos, eran clones y no sentían ninguna presión, se encomendaban al azar de su señor Dirz, el único era el Vicario, algo impaciente ya que quería probar su invocación, quería ver si conseguía traer al combate un inmortal y sorprender a sus compañeros.
Una vez se pusieron los dos equipos frente a frente en la arena, sus futuros ya estaban decididos, sus vidas tenían los minutos contados…Ambos se pusieron en posición de ataque. La señal llegó y el combate empezó.


El Vicario invocó con éxito a la Ira tenebre, la cual apareció a su lado, algo confusa, pero pronto empuño su espada con rabia y un par de señas de su invocador permitieron que entendiese que tenía que hacer. Por lo que se preparó para cargar junto al Alquimista.


La vanguardia de Dirz estaba compuesta por los dos Danakil, estos guerreros eran la elite y sus espadas hacha serian peligrosas, aun que los Semielfos estaban tranquilos, confiaban en sus habilidades marciales que permitirían acabar pronto con sus rivales.  Ambos grupos se acercaron, se encontraban cerca de empezar a cargar, la tensión era visible, sus manos agarraron con fuerza las armas y esperaron el momento.



Antes de que los Semielfos fuesen a cargar, un hechicero entre las sombras realizó un conjuro, el conjuro intentaba bloquear a los Semielfos, pero su inteligencia impidió que se completase, aun así no pudieron evitar la dura carga de los Danakil. El combate había llegado, un intercambio de golpes comenzó a oírse entre los participantes que se encontraban en el Foso.


Pronto llegaron el Vicario y la Ira para dar apoyo a los Alquimistas, pero el Hibrido que se encontraba a lo lejos no acertaba ningún disparo, su frustración iba creciendo…En el lado de los combates, los Semielfos combatían con relajación, su nivel de combate era altísimo y se permitían el lujo de no devolver los contraataques. 

Con el paso del os minutos una combinación de golpes perfectos hirieron a algunos Alquimistas, eso dio alas a los Semielfos, lo que hizo precipitarse al joven guerrero de sangre y acabar ensartado por la espada hacha del Danakil, lo que vino a continuación lo vio uno de los gemelos y no pudo hacer nada para evitar lo previsto…El Alquimista arrastró su arma y acabó degollando al Semielfo.


Esto no hundió a los Semielfos que seguían defendiéndose de todos los ataques, pero algo cambio a su favor, otro personaje oculto entre las sombras ordenó una descarga de virotes hacia los luchadores, los Semielfos se agacharon a tiempo, pero los Alquimistas sufrieron todos los impactos. El resultado fue desastroso, los Danakil fueron heridos gravemente al igual que el Vicario que se retiró hacia atrás para no recibir más ataques y la Ira murió desapareciendo en una nube de humo negro.



Los supervivientes fueron sentenciados por los gemelos y el Hibrido se preparó para el final, los Semielfos rodearon a su última víctima como hienas…El equipo Alquimista había sido arrasado por unos míseros Semielfos, algo inexplicable, pero la destreza de estos magníficos guerreros acompañado de alguna ayuda hizo que no fueran un rival a batir en ningún momento.

Desde la tribuna el Alquimista que presenciaba todo el espectáculo cerró el puño con rabia, algo había fallado en su plan, ya no tendría dos equipos en Cadwallon, esto suponía un duro revés en su plan, pero no estaba acabado aun, podía seguir adelante…Su rostro  enfurecido se escondía del resto de invitados detrás una máscara inexpresiva.

Finalmente el equipo de los hijos sin Padre Semielfo había derrotado a los Sirvientes del Laboratorio de Dirz, esto daba paso a otro nuevo clasificado y solo quedaba un último combate para mostrar quien serían los afortunados en continuar combatiendo y sobretodo tener una plaza para participar en el torneo de Cadwallon.

4 comentarios:

  1. Buuuuuh tongooooo ! Iban a ganar los Alquimistas clarísimamente!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este torneo estan pasando cosas muy extrañas...Parece que hay poderes ocultos detras de toda esta manipulacion, ya se vera quien maneja los hilos desde la oscuridad ;)

      Eliminar
  2. Pues la verdad que gracias a esa "ayuda" porque si no..lo tenian complicado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razon, ha sido la ayudita la que ha dado la sorpresa, si hubiese sido un combate sin "trampas" los Alquimistas habrian tenido mas posibilidades de ganar a unos Semielfos que hicieron mas de lo que esperaban ellos mismos. Veremos que consiguen hacer tanto en la semifinal como en el torneo de Cadwallon que ya estan clasificados.

      Un saludo.

      Eliminar