jueves, 3 de agosto de 2017

Campaña AoS: El cometido de Allhox


Quería comenzar una campaña para mostrar y experimentar las reglas de Escaramuza que se sacaron para Age of Sigmar, si ese mini libreto de 8 euros que muchos hemos picado...La reseña la haré después de esta campaña de 6 escenarios de los cuales me centraré en disfrutar y vivir las experiencias del conflicto entre dos dioses del Caos (Tzeentch y Nurgle).



El líder acolito adorador de Tzeentch se disponía a realizar una gran hazaña para avanzar en la pirámide de favoritos de su dios, quería llegar a convertirse en un demonio y convivir con su dios eternamente. Todos los conocían como Allhox, el fanático pese a no ser un gran espadachín era un guerrero fuerte y robusto, que rebosaba personalidad y estaba decidido a conseguir su objetivo costase lo que costase, sabía que su cuerpo mortal no le llevaría a ningún lado en las tierras del Caos.


En realidad su pensamiento lo compartían todos los compañeros de su banda, ninguno quería seguir siendo una marioneta más, todos querían aspirar a algo más dentro de su devoción, todos salvo los tzaangors, los cuales seguían al grupo porque querían carnaza y guerrear durante días. Todos ellos habían desertado de un gran ejército que vagabundeaba en los desiertos del Caos, era un ejército condenado a desintegrarse y las palabras bonitas sobre una reliquia sagrada habían captado los oidos de varios que empezaron a seguir a Allhox.



Nurgle no necesitaba ejércitos ni excusas para realizar acciones, su única motivación era atacar a Tzeentch su odiado dios. Este se había enterado de los pequeños juegos del dios Teje Destinos y quería impedírselo, por lo que mando un grupo con dos enormes reyes pútridos y varios portadores de la plaga, sabía que no había rival para esas tropas putrefactas y resistentes.


Khasrhak era un rey pútrido que le había servido bien en el pasado, Nurgle estaba contento con él, por lo que confiaba el éxito de la misión en todo su poderío. Este bárbaro que ascendió a lo que hoy se podía considerar todo un paladín del Caos tenia grabado en la mente todas las venganzas que se tenía que cobrar y guardaba dos con obsesión, la primera era contra el Imperio por truncar su ascenso a príncipe demonio y la segunda era contra los adoradores de Tzeentch por involucrarse en todos sus eventos en tierras del Imperio, siempre estaban ahí para estropear sus planes...Nunca lo perdonaría.
  

Con esta presentación de las dos bandas, os muestro dos grupos de 24 puntos cada uno y espero que veamos que crezcan en número y poder.

4 comentarios:

  1. Os seguiré con ilusión porque pinta muy bien y porque me encantan las minis de las bandas.
    Y también la reseña sobre el juego, q estamos empezando con AoS.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco el apoyo, para mi es una motivacion mas que haya gente que le guste la campaña que os voy a traer. La reseña la tengo casi terminada pero queria esperar a terminar las seis partidas y opinar con algo mas de criterio, para mi este libro era importante para esperar a dar el paso con Path of glory o el nuevo manual de generales.

      La campaña aunque seguira las reglas de los escenarios marcados en el libro tendra una ambientacion diferente y mas enfocada a los desiertos del Caos, en el mundo antiguo de Warhammer, espero que guste igual.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. WO muy guapo, me mola el color de los tzangors, ¿con que los has pintado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, aun no estan terminados esos Tzaangors, le faltan los detalles, pero bueno, el color esta hecho con un pintado con un azul oscuro y luego otro mas claro de la marca de Rackham, de la extinta compañia que tenia Confrontation. Pero vamos supongo que con un azulado vallejo o alguno de GW seguro que lo consigues, eso y alguna tinta azul :)

      Eliminar