jueves, 28 de diciembre de 2017

La tierra de Itzhen Tar: primer encuentro (Altos elfos vs Nurgle)


Las pisadas hacían caer algunas hojas de los árboles, no era simplemente el otoño el que había llegado hasta esa zona de Hochland, el ejército de Nurgle avanzaba, Blakrietk el sonriente avanzaba con sus tropas para arrasar a la amenaza elfa.

Los elfos habían sido precavidos, sabían que debían avanzar rápidamente y cuando supieron que estaban cerca de territorios enemigos decidieron llevar solo tropas ágiles, por lo que un nutrido grupo de guardias del mar acompañaban a la única unidad de élite: los maestros de la espada que aseguraban una protección mayor contra monstruos o criaturas aterradoras.

El comandante Alto elfo decidió avanzar algo entre los espesos bosques y se olvidó de su objetivo principal, proteger la vieja granja como objetivo estratégico, quizás vio interesante ir disparando flechas a aquellas tropas tan lentas que avanzaban.

La primera descarga de flechas fue frustrante, apenas rebotaban en las pesadas armaduras de los caballeros del Caos, ellos mientras continuaban caminando a su ritmo, el enjambre de moscas y la protección que portaban los hacían invulnerables frente aquellos ataques insignificantes. El líder elfo lanzó a los maestros de la espada a que taponaran la entrada de la granja, si accedieran esas criaturas sería complicado acabar con ellos en un espacio tan reducido.   

Blakrietk avanzaba tranquilamente por entre los árboles, mientras cada una de sus risas daba órdenes a sus hermanos del Caos, era una persona siniestra, no se veía su boca tras el casco y siempre se oían voces con eco dentro aquella jaula metálica ¿Era locura o de verdad disfrutaba? Pudo acercarse lo suficiente a la granja para contemplar al comandante elfo, decidió lanzarse hacia el con todo, aun así...el elfo ya lo había escuchado hacia un buen rato y retrocedió.

Una unidad entera de guardia del mar lo rodeo al gordinflón sonriente mientras este buscaba frustrado al comandante, no quería perder el tiempo con inútiles, quería un desafío a la altura de su persona, pero pronto cambió su imagen de aquellos soldados, los ataques que lanzaron fueron más rápidos que cualquier humano, casi no podía reaccionar y sus hachazos al aire en forma de defensa no servían ni para ahuyentar a sus enemigos.


Mientras que el comandante elfo aprovechaba el descuido del paladín del Caos para atacarle por la retaguardia, los maestros de la espada pese a ceder terreno en cada envite que lanzaban los guerreros del Caos iban acabando con más y más enemigos, los lentos guerreros forrados de chapa no tenían la velocidad de un elfo con semejante maestría, sus ataques entraban en la mayoría de las ocasiones y solo un par de elfos cayó durante el intenso combate.

¿Quién dijo miedo? pese a que el batallón de guerra de Nurgle era un ejército terrorífico, los elfos estaban acostumbrados a batirse con bestias de distinta apariencia y su naturaleza terrorífica parecía no afectarles, aguantaban mientras guerreros y demonios golpeaban torpemente los escudos de los elfos. hasta que la aparición de los paladines de Nurgle cambió la situación, a todos se los heló el corazón con la visión tan horrenda de aquellas tres bestias fuera de lo común, impresionaban más que los portadores de la plaga, los cuales estaban siendo destrozados por una unidad de guardia del mar.

Blakrietk luchaba entre la angustiosa horda de lanzas y su objetivo, el comandante elfo estaba apuñalando su espesa piel por la espalda, aun así el no desistía. 
-Hasta que la sangre aguantase dentro de mi cuerpo-pensaba el caótico sonriente.
La vista se le nublo, intento mantenerse pero las heridas ya no las sentía y lanzó un hachazo hacia atrás que no lo esperaba el elfo, este mal herido se retiró, mientras el resto de elfos acababa con el pestilente líder. Pronto la imagen del caudillo de Nurgle fue vista por los paladines y su locura comenzó cuando dejaron de oír sus risas, el avance de estos tres monstruosos seres acobardo a los elfos.

Pero la muerte del líder hizo que los demonios sufrieran una retirada hacia la disformidad, la inestabilidad demoniaca hizo que fuesen desapareciendo de una manera extraña y llamativa cada uno de los miembros de la unidad, lo que hizo que la guardia del mar se preparara para atacar junto a los maestros de la espada que habían acabado con los guerreros del Caos. Solo quedaban esas brutales bestias pensaron los elfos, que aun seguían con casi todo el ejército en pie, al unísono se prepararon alrededor de la unidad enemiga por orden del líder elfo.

Todo iba bien, parecía que los elfos eran demasiado buenos para estos hijos bastardos de los dioses del Caos, pero la realidad es que todo cambio cuando los paladines empezaron a triturar elfos...Uno tras otro dejaron diezmadas cada unidad que encontraban a su paso, pero el comandante elfo mando una retirada táctica, no debía perder el territorio.


Finalmente, mal heridos y con una baja, los dos paladines intentaron alcanzar a los elfos que le disparaban desde la lejanía, pero lo único es que los estaban atrayendo hasta la frontera, para que volviesen con sus amos...La extraña victoria había sido para los elfos ¿o solo había sido un empate?- se preguntó el elfo al mirar a su alrededor junto a la granja, las bajas habían sido importantes y demonios aparecerían mas...

"El líder elfo se sentó encima de un barril, la escaramuza había sido desagradable, habían tenido que usar todo tipo de artimañas frente a enemigos mucho más fuertes que ellos, no sería una campaña fácil, deberían sacar todo lo peor de ellos para eliminar a estos seres de la zona si no perecían en el intento.


Quizás seria hora de buscar aliados, aunque no siempre sea agradable tratar con razas inferiores-pensó el elfo. Pero pronto perdió todos los prejuicios cuando volvió a mirar al frente y vio que regresaban las tropas elfas, estaban desaliñadas, muchos habían perdido material de combate y la sangre junto a las heridas manchaban todo su uniforme, hacía mucho tiempo que no veía esa imagen tan desagradable en un elfo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario