Adom: planeta Adom III

El planeta Adom III tiene el nombre del sistema debido a que fue considerado por los colonos el planeta más apacible para ubicar las primeras colonias y desarrollarse mejor como civilización. Además el numero representa la posición en el sistema Adom, ya que es el tercer planeta se mire desde donde se mire. Su tamaño medio como planeta le permite ser un planeta autosuficiente debido a la poca población que vive en él, la mayoría son nobles y sus siervos.

Este planeta capital es un lugar que mezcla el mundo agrícola y mundo civilizado, donde vive la opulenta aristocrática rodeada de agricultores y ganaderos. Se mantienen separados y en paz debido al escaso trato, la poca población que hay, tampoco hay escasez de suministros, además la vida rural de los habitantes es tranquila y respiran un aire limpio. Nunca se ha registrado un conato de resistencia o rebelión como si ha pasado en los otros planetas...


Parte de esta tranquilidad es debido a que los nobles viven en villas separadas de la población normal y que un grupo de marines espaciales viven con ellos. Algo que siempre ha impresionado a los humanos de Colosus y Adom III. Las normas para la población rural no son muy restrictivas, solo deben dar su diezmo y pueden vivir tranquilamente cultivando sus tierras, además de que si son atacados por criaturas u otros humanos tienen la protección de las tropas de la nobleza o los Templarios Negros.


Cada villa tiene una población asumible para el excesivo gasto de recursos que tiene esta opulenta casta. Intentan recrear la vida medieval teniendo casas llenas de arte, castillos o pequeñas fortalezas blindadas, todo lo que haga falta para pavonearse con el resto de nobles. 


La nobleza vive de las rentas que aportan Colosus y Cristal, su vida es ociosa, pero eso no quita su pasión por invertir mucho tiempo en el arte y disfrutarlo. Poseen grandes espectáculos teatrales todo el año, grandes bibliotecas-bastión o pequeños museos, cada villa tiene su conjunto de lugares sagrados e invierten más tiempo en venerar el arte y el conocimiento que al propio Emperador.


Cada villa es custodiada de tres a cinco marines espaciales, que protegen la zona y forman a los agentes que defenderán dicha villa junto a ellos, la mayoría de las veces su base reside en la biblioteca-bastión de la villa o en algún museo, ya que es lo más preciado que tiene la gente y quieren que se proteja a toda costa. Su adoración por los marines espaciales es máxima y es un honor tener a este cuerpo de soldados de elite en sus tierras. 

Aparte de las tierras cultivadas, aldeas rurales separadas por kilómetros y las villas lujosas, se encuentra la capital: Estela, donde reside el consejo de nobles y la base principal de los Templarios Negros, donde se reúnen de vez en cuando para dirimir planes y estrategias que defiendan con éxito el Sistema Adom de posibles peligros.

Estela es una urbe grande, de unos cuantos millones de población, ahí distintos barrios disponen de productos venidos de muchos lugares del universo, el mercado de productos de lujo es numeroso en estas calles, aquí las universidades compiten por enseñar a los hijos de los nobles los mayores conocimientos, aunque haya veces que tengan que inventar algunas cosas o mezclarlas con misticismo...

Aunque la mayoría de las villas de Adom III tienen una estética medieval o bohemia, otras intentan diferenciarse teniendo ciudades tecnológicas que se integran en la naturaleza o de una modernidad algo más avanzada a la normal, pero todos mezclan el arte con las ideas tribales de clanes que diferencian unas familias de nobles con otras. 

El clima varia bastante, aunque sea un planeta muy verde, de gigantescas praderas, es montañoso en su interior, posee grandes lagos que son casi mares. Suele llover, hacer viento y frio casi todo el año, por lo que la gente de las villas suele tener una vida en los interiores de los edificios, sin embargo las gentes del campo son recias y están hechos al clima, parece no afectarles la lluvia a ojos de los urbanitas.

"Pese a las muestras de felicidad y ocio, no os fieis de la nobleza de Adom, son gente que vive una vida compleja, enrevesada y su competición por destacar llega niveles insospechables. Estos nobles se toman todo como un juego, incluida la muerte, por lo que jugarán con todos sus siervos hasta sacarles el último sudor que aporte diversión a ese gran juego.

Esta peligrosa relación podría derivar en un conflicto con una influencia exterior, quien sabe si ya estarán siendo influenciados por el Caos u otros xenos, que el Emperador nos pille confesados para que no veamos ese día..."

Comentarios

Entradas populares de este blog

Wargames historicos

Equinox (serie)